Brasil es un país que vive y respira fútbol y por esa razón a menudo los futbolistas brasileños son adorados y tratados casi como dioses, de hecho son vistos como figuras que tienen el poder de hacernos olvidar de la vida e inducirnos a un sueño sobre un juego en verdad hermoso.

Como nación, Brasil ha pasado por muchísimas cosas, tanto políticas como sociales y económicas, pero incluso cuando la fe en el gobierno y las instituciones se ha tambaleado, el fútbol ha estado ahí como una parte fundamental de este país de América del Sur.

Los 10 jugadores de Brasil más grandes de la historia

Ya es bastante revelador lo que sucedió la mañana siguiente de la derrota aplastante frente a Alemania 1 – 7, cuando la Seleção anfitriona de la Copa Mundo de 2014 hundió a su afición en una depresión absoluta.

Pero aún después del peor momento en la historia del equipo nacional, el pueblo brasileño continua amando este deporte incondicionalmente.

Los 10 jugadores de Brasil

Gracias a ello, es que en Brasil se han gestado algunos de los jugadores más talentosos de toda la historia, verdaderos artistas e iconos que desafiaron la percepción de lo que era posible hacer con un balón de fútbol.

Y bien, aquí vamos a tomar un riesgo que quizás sea innecesario diciendo que “los clasificamos”, a sabiendas de que se trata de un juego peligroso. Porque no hay una respuesta ‘correcta’ por supuesto, considerando que nuestro listado es estrictamente subjetivo. Nadie se equivocaría por ejemplo poniendo a Ciudadano Kane por encima de El Padrino, ni tampoco teniendo en mayor estima a Eric Clapton que ha Jimi Hendrix.

Como sea, hablar de esto sería abrir una segunda caja de Pandora, así que enfoquémonos en los jugadores de Brasil y empecemos.

10. Gérson

Empezando nuestro listado de los mejores jugadores de Brasil está Gérson, el corazón creativo que aquella legendaria selección que ganó la Copa Mundial de la FIFA en 1970.

Se trataba sin duda de un jugador con una técnica exquisita, con una visión de alcohol y una pierna izquierda terrible. Gérson hizo parte de los cuatro grandes clubes brasileños : Flamengo, Botafogo, São Paulo y Fluminense, pero fue su brillo con la Seleção la que lo catapultó al imaginario mundial del deporte.

Gérson era un jugador con una habilidad exquisita para los pases y mucha resiliencia, tanto así que logró reponerse de aquella decepcionante Copa del Mundo de la FIFA de 1966 en la que Brasil ni siquiera pasó la fase de grupos y se convirtió en el arquitecto del equipo que se impondría en la final ante Italia al tiempo que ganaba el Balón de Plata.

9. Sócrates

Un elegante mediocampista entre cuyos defectos más admirables estaba su amor por la bebida y el tabaco. Sócrates además fue doctor en medicina, activista social y un incansable luchador por la democracia en Brasil.

Así es, Sócrates fue todas esas cosas, pero su legado es todavía más grande por lo que hizo en el terreno de juego. Un hombre encomiable que capitaneó a Brasil en la Copa Mundo de la FIFA 1982 y que pese a su estilo perfecto y desenfadado no consiguió llevar a su equipo a la final en España.

Se trata de uno de los pocos jugadores de Brasil en ganar tres títulos locales con el Corinthians. Sócrates se retiró en 1989, pero tuvo un extraño regreso a la escena futbolística con el Garfoth Town por poco más de cinco minutos en el año 2004.

Ese extraño episodio sin embargo, no manchó su legado, de hecho, Sócrates sigue siendo hasta nuestros días uno de los jugadores de Brasil de mayor calidad de los que se tiene noticia.

8. Jairzinho

En este caso hablamos de un rápido y poderoso volante del que muchas defensas todavía deben acordarse, hablamos de Jairzinho, la estrella brasileña que marcó en los 6 encuentros de la Copa Mundo de la FIFA 1970.

Se trataba de un jugador que podía marcar cualquier tipo de gol, desde jugadas individuales increíbles, hasta remates poderosísimos de larga distancia. Tenía toda clase de armas en su arsenal. Y de hecho fue gracias a la precisión increíble de Jairzinho con la pelota que condujo a su país al triunfo más grande de su historia.

Se trató de uno de los jugadores de Brasil que además triunfó con su club también, consiguiendo dos campeonatos estatales en la década de 1960 con el Botafogo. No obstante, fueron sus jugadas inolvidables en México las que le darían un lugar especial entre sus compatriotas.

7. Cafu

Así como muchos jugadores de Brasil nacidos en el medio campo con mentalidad de atacante, Cafu encontró un lugar en la historia de los deportistas más ilustres de su país debido a su consistencia inquebrantable.

Ningún jugador ha sido tan incondicional de la selección brasileña y de hecho, ninguno ha jugado tres finales consecutivas de la Copa Mundo de la FIFA, ganando en 1994 y 2002 (siendo capitán en la última).

Cafu también es uno de los jugadores de Brasil con más participaciones internacionales con 142 y se le recuerda por su presencia incansable como defensor derecho en la Roma que ganó el Scudetto en 2001, y como el hombre que ayudó al Milan a ganar su segundo título en la Serie A en 2004, así como su pertenencia al club de veteranos de los Rossoneri que ganaron la Champions League en 2007.

6. Romário

Pocos jugadores de Brasil tuvieron la maestría a la hora de hacer goles como Romário, el cual ciertamente tiene un lugar en la historia gracias a su marca de más 1,000 goles, con lo cual no puede guardarse ninguna duda de su brillantez a la hora de pisar el área. En verdad su posesión del balón, su toque y la forma en la que finalizaba las jugadas son las que le permitieron llegar a nuestro listado.

El mejor momento de Romário llegó en la Copa Mundo de la FIFA 1994, en una campaña exitosa en la que marcó 5 goles en aquel torneo en los Estados Unidos y en la que se llevó además el premio como Botín de Oro.

Romário tuvo un éxito tremendo en clubes europeos, ayudando al PSV Eindhoven a conseguir tres títulos Eredivisie, antes de entrar a hacer parte de aquel ‘Dream Team’ de Johan Cruyff’s con el que el Barcelona F.C lo ganó todo en 1993.

En su primer año en el Campo Nou, Romário anotó 30 goles en 33 partidos ayudando al Barça a ganar La Liga, pero también jugó en el Valencia y varios clubes más en Brasil, el Miami FC y el Adelaide United antes de colgar definitivamente las botas en 2009. Con su selección no lo hizo nada mal tampoco, consiguiendo 55 goles en 70 partidos.

5. Ronaldinho

Los 10 jugadores de Brasil: Ronaldinho

Quizás se trate del futbolista de Brasil que mejor espectáculo dio jamás en la historia, definitivamente Ronaldinho tenía un talento especial.

Increíblemente habilidoso y devastadoramente efectivo Ronaldinho siempre fue un recordatorio andante de que el fútbol sigue siendo un juego, algo para ser jugado y disfrutado. Su método fue siempre el mismo desde su niñez cuando jugaba con la pelota en el patio e imaginaba lo que podría plasmar y consiguiéndolo la mayoría de las veces.

Si bien consiguió su fama con el Paris Saint Germain, Ronaldinho se volvió un icono del Barcelona F.C, ganando dos títulos de liga y una Champions League para el equipo y una serie de reconocimientos personales como el Balón de Oro para sí mismo.

Ronaldinho además fue ganador de la Copa Mundo de la FIFA en 2002 y estaría mucho más arriba en nuestro listado de no ser porque la segunda mitad su carrera tuvo un declive que lo convirtió en una suerte de nómada después de su llegada al Milan en 2008, que después lo llevó al Flamengo, Atlético Mineiro, Querétaro y Fluminense, antes de renunciar del todo en 2018.

4. Zico

Se trata de otra figura histórica de todos los tiempos que sin embargo nunca logró levantar la Copa Mundo de la FIFA. Zico aún así tuvo una carrera muy consistente y llena de brillo que benefició a su club y también a su selección.

Pese a que tuvo una formación muy incipiente como jugador, fue capaz de contribuir al triunfo del Flamengo en la Copa Libertadores de 1971 y eventualmente emprendió una carrera que le llevaría a conquistar siete títulos estatales y cuatro campeonatos brasileños en dos periodos diferenciados en los que jugó 800 partidos y marcó 500 goles.

Todo un maestro del pase con una visión excepcional del campo, Zico es ampliamente considerado como uno de los mejores cobradores de tiros libres que jamás haya visto Brasil.

Su historia con la selección sin embargo no fue tan exitosa, ya que fue parte de las campañas de 1978, 1982 y 1986, todas fracasos rotundos. A pesar de todo eso, se le considera con justicia uno de los mejores jugadores de Brasil.

Aún así, su récord de 48 anotaciones en 71 juegos demuestra la clase de presencia que tenía en el medio campo brasileño.

3. Garrincha

Ninguno de los jugadores de Brasil en toda su historia tuvo tal capacidad de gambetear como Garrincha, que de acuerdo con muchos es en realidad el mejor de todos los tiempos.

Garrincha saltó a la fama al mismo tiempo que Pelé en la Copa Mundo de la FIFA 1958 jugada en Suecia y mientras su compañero de escuadra se convirtió en la figura en esa ocasión, fue él quien se volvió héroe cuatro años más tarde en Chile, supliendo a la estrella brasileña de todos los tiempos ausente por lesión.

La carrera de este jugador de Brasil es además una demostración del triunfo del espíritu sobre la anatomía, ya que de acuerdo con los médicos de su juventud sería un lisiado debido a que su pierna izquierda era 6 centímetros más larga que la derecha, cosa que no le impidió convertirse en un deportista de élite.

Lo cierto, es que estaba lejos de ser un atleta modelo – fumaba mucho, bebía como cosaco y era mujeriego-, sin embargo a pesar de su vida personal, sigue siendo considerado como uno de los jugadores más brillantes de la historia de Brasil.

2. Ronaldo

Llegamos a la parte seria del listado, los mejores dos.

Para muchos, Ronaldo es un fenómeno en sí mismo, el más grande de todos. Y sí, tiene una consideración especial en nuestro listado, pero hay varios factores que le impiden estar en la cima de nuestro listado.

Sin lugar a dudas se trata del talento emergente más importante de Brasil durante la década de 1990. Ronaldo era una fusión increíble de velocidad, poder y habilidad, un temido número 9 que normalmente destruía defensores y hacía que los comentaristas buscaran los adjetivos más rebuscados en el diccionario.

Y sí, es cierto que él marcó 8 de los goles que le ayudaron a Brasil a ganar la Copa Mundial de la FIFA en 2002, pero todavía queda en el aire es pregunta de “¿Y qué tal si?” cuando hablamos de él, en un sentido que a pesar de sus goles y su brillo y de una temporada en la que marcó 47 goles en 49 partidos con el Barcelona F.C terminaría marginado, insatisfecho y finalmente retirándose.

Por supuesto, mucho de esto no fue su culpa, poca responsabilidad podemos atribuirle del ataque que lo golpeó en las vísperas de la Copa Mundial de la FIFA 1998 y que casi le cuesta la vida, o de la lesión que casi termina su carrera en 1999.

Mala suerte o un destino siniestro, fue su actitud descuidada hacia los entrenamientos y la falta de disciplina la que finalmente le impedirían prolongar su carrera y lo que le costó el paso final para convertirse en el más grande de todos.

1. Pelé

Los 10 jugadores de Brasil: Pelé

Quizás sobrepasado por Diego Armando Maradona, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo como el más grande de todos los tiempos, Pelé sigue siendo un modelo de aquello a lo que aspiran los jugadores de Brasil.

Fue un atacante completo dueño de una técnica intachable y con una inmensa fortaleza mental que le permitía hacer lo que quisiera.

El salto de Pelé a la fama mundial le llegó a la edad de 17 años, cuando formó parte del equipo nacional que defendió la camiseta nacional en la Copa Mundo de la FIFA 1958 marcando 6 goles -5 de los cuales llegaron en la semifinal y la final – coronando a Brasil campeón por primera vez en su historia.

Habiéndose perdido después el torneo de 1962 y llevándose una nueva desilusión 4 años después, Pelé levantó su segunda Copa del Mundo en 1970 y fue una pieza central de uno de los equipos más ofensivos que haya visto la historia, al lado de figuras como Gérson, Rivellino, Jairzinho y Tostao. A la fecha, sigue teniendo un récord envidiable de 77 tantos en 92 partidos.

Pelé pasó también dos años en el extinto New York Cosmos antes de retirarse, sin embargo, toda su carrera de clubes relevante la vivió con el Santos donde ganó 25 títulos en 18 años, incluyendo 6 campeonatos brasileños Serie A y 2 Copas Libertadores.

Maradona, Messi y Ronaldo quizás estén por encima de Pelé, pero sin lugar a dudas, no hay un jugador brasileño más grande en la historia, basta escuchar la opinión que el talentoso escritor Hugh McIlvanney’s tenía sobre él, en verdad poética (arriba).

Leyendas del fútbol